lunes, 28 de marzo de 2011

Imperialistas, agencias de calificación, comunismo internacional y judeomasones.

Tomo prestada de Carlos Rodriguez Braun la expresión que desmiente que el perro sea el mejor amigo del hombre. Según este catedrático de Historia del pensamiento económico, es el chivo quien ostenta tan envidiable título.

Gráfico 1 " El chivo expiatorio"



El chivo expiatorio es el mejor amigo del hombre: así corrige Carlos R. Braun la versión de Martin Ferrand del afamado adagio, que apuntaba al percebe en lugar del cánido.

En muchas ocasiones, el chivo expiatorio adopta la forma de un enemigo exterior que incansablemente conspira para menoscabar la fama de los ínclitos gobernantes. Es cierto que, en esos casos, al amigo chivo se le suele atribuir mayor edad. Pues ya en el título del post he señalado algunos ejemplos célebres, no estimo necesario añadir que a estos adversarios se les suele presuponer toda suerte de poderes y la más pérfida de las maldades.

Pues bien: en esta sísifica crisis de deuda con la que convivimos desde hace casi un lustro, las agencias de calificación de deuda se han constituido en el chivo expiatorio de cabecera para los expertos en tirar balones fuera.

Es paradójico que se critiquen las rebajas de calificación cuando precisamente estas entidades siempre se equivocan por infravalorar los riesgos: Enron, Lehman o Venezuela son magníficos ejemplos de instituciones que suspendieron pagos con una excelente calificación.

Si la crítica se focalizara más bien en la facilidad con que han otorgado calificaciones excelentes a los que lo pedían y pagaban, estaría más que de acuerdo. Incluso se podría convenir en la desvergüenza con que las agencias han resuelto los conflictos de interés mediante el simple dispositivo de abrir la manga con las buenas notas. Estas agencias, que cobran de quienes piden crédito, han traicionado a los inversores. Pero, puesto que si hubieran dado ratings ajustados habrían visto reducido su número de clientes, lo cierto es que el incentivo para hacer las cosas mal era muy evidente.

No obstante, culpar a dichas agencias de la pérdida de solvencia de Estados y empresas es como imputar al forense de la muerte. Cuando la agencia baja el rating hace ya mucho que el mercado sabe que la solvencia es menor. En el siguiente gráfico vemos que la bajada del rating llega después de que suba el precio de la deuda.

Gráfico 2 : CDS Santander  (riesgo país) y bajadas de rating España



Comparábamos a las agencias con el forense, pero quizá la figura del tasador de vivienda se adecua mejor al parangón: de hecho, es un ejemplo que entenderá más gente. A las calificadoras les ha interesado ofrecer la mejor cara de quien ha pedido el crédito para que, así, haya más operaciones y de más volumen, y entonces puedan cobrar más.

Es cierto que, en el caso de España, el hecho de tener una ley hipotecaria durísima con el endeudado ha facilitado la llegada de capitales. Si a eso añadimos que las cajas, entidades que cuentan con el aval del Estado, han gestionado más de la mitad de la deuda, es comprensible que durante la última década hayamos vivido una orgía nacional del crédito.

Esta situación ha permitido que España lidere diversos rankings internacionales durante estos últimos años. No hablo de sus resultados en F1, fútbol, tenis o NBA; me refiero al consumo de cocaína, a la popularización de los implantes mamarios, al número de viviendas por habitante, a la importación de placas solares chinas, al gasto en prostitución o a la conducción de coches de lujo.

Por su parte, los personajes más corruptos de los principales partidos políticos, PP y PSOE, han demostrado ser buenos representantes de los gustos de ciertos sectores del país, como lo testimonian sus logros en los puntos señalados por la sala de trofeos del párrafo anterior.

Viendo en qué se ha invertido el ingente caudal de crédito y el aumento del gasto público que ha tenido lugar en España entre 2000 y 2010, no hacen falta modelos econométricos muy finos para afirmar que devolver la deuda va a ser muy difícil. Estas partidas no generan demasiado retorno -al menos financiero.


Gráfico 3 Evolución del endeudamiento en España (el gráfico está suavizado ya que la burbuja también ha hinchado el PIB que es la variable con la que se relaciona el endeudamiento)



Gráfico 4: Gasto público miles de millones € y tasa de crecimiento del gasto (Fuente: Instituto Juan de Mariana)







A la vista de estos datos, que culpemos a las agencias de calificación por dudar de la solvencia de España y sus instituciones es un ejercicio de cinismo mayúsculo. Un ejercicio de cinismo que solo puede ser superado por la pretensión de perseverar en la bacanal construyendo aceras y avalando cajas, o  por la machacona insistencia en que un cambio de gobierno significará la vuelta a la "normalidad" y con ella la reactivación del crédito (!)


lunes, 14 de marzo de 2011

¿Llegará la resaca del tsunami a España?

El 15 de Marzo estaba/está prevista una reunión entre representantes del Tesoro español e inversores japoneses y chinos. Es un mercado a cuidar, sobre todo si tenemos en cuenta que hay previstas ventas especiales de deuda y que son socios que pueden recapitalizar las cajas. Asia se ha convertido en un partner capital para la economía española. Desde que comenzó la crisis de deuda pública, ha pasado de comprar el 12% de nuestra deuda al 20%, en un momento además en el que las emisiones han crecido sustancialmente en volumen.

Gráfico 1 Tenedores de deuda pública española:


















Las dimensiones económicas de los estragos del terremoto son difícilmente calculables a estas alturas, más aún cuando no se sabe qué ocurrirá con la alerta nuclear. Pero grosso modo se pueden postular pérdidas en una banda de entre 150.000 y 600.000 millones de €, lo cual parece razonable si nos ajustamos a las comparaciones con Kobe en 1995.

Video 1 . Informativos Cuatro las dimensiones económicas del Tsunami en Japón (minuto 17 a 19)
 noticias cuatro noche: cuatro +10' en play cuatro

El parón de las centrales nucleares (en el mejor de los casos) y los daños en las infraestructuras tendrán sin duda efectos en la industria y las balanzas comerciales y de pagos.

El Nikkei ha abierto con fuertes bajadas (5%) pese a la inyección de más de 86.000 millones de $ por parte del banco central de Japón.

Gráfico 2 : apertura del Nikkei


 














Si alguna vez hubo un plan de salida a la crisis de deuda de los sistemas financieros y de sus nuevos socios capitalistas -los Estados-, dudo enormemente que incluyera en sus previsiones las revueltas del Norte de África y menos aún un tsunami de estas proporciones sobre la tercera economía del mundo.

La naturaleza ha dado un golpe de efecto y le ha lanzado una gigantesca antorcha en llamas a los malabaristas que llevan entreteniéndonos 4 años pasando las antorchas (de la deuda) con fuego de los bancos, a los Estados y, de ahí, a los bancos centrales. ¿No será demasiado?

viernes, 4 de marzo de 2011

El precio de la promiscuidad (Mercados libres I)

No se hablará en este post de la longevidad de los casados, ni tampoco de la promiscuidad tal como generalmente es entendida. Se tratará aquí, sin embargo, de un asunto tan prosaico como el coste que implica que los clientes cambien constantemente de compañía.

Es habitual que las empresas pierdan el foco de su misión, que no es tanto tener el máximo número de clientes o ingresos cuanto ofrecer unos servicios o productos a la sociedad de los cuales se espera obtener la mayor rentabilidad posible a largo plazo. La dirección por objetivos  cortoplacistas y la parcelación de responsabilidades muy probablemente son la causa de este desenfoque. En esta entrada me centraré en el sector de la telefonía móvil, pero esta estrategia es apreciable en la mayoría de empresas de gran consumo --especialmente en aquellas en las que ha habido fases de gran crecimiento.

Los datos que recogen el número de clientes que cambian de compañía de telefonía móvil muestran un ejemplo de negocio volcado en la captación y que deja de lado el servicio. Nada menos que un 28,7% de los clientes cambió de compañía en 2009 (y eso pese a la existencia de compromisos de permanencia de 18 meses).

Gráfico 1 Churn (bajas) de clientes de telefonía móvil

















Recomiendo vivamente el post del blog de la CMT donde se muestra este gráfico sobre las bajas. En ese artículo se habla del alto coste que para las empresas suponen los usuarios descontentos. Por eso, se les suelen hacer ofertas más generosas que las que tiene el cliente promedio. La clave para explicar el comportamiento de las compañías es su preferencia por los objetivos a corto plazo así como la alta rentabilidad y  cantidad de clientes pasivos . Lo noticioso no es entonces que un 28% abandone su marca, sino que un 72% de los clientes  se quede.

La competencia es muy elevada y las ofertas de captación son muy agresivas en cuanto a oferta de terminales y precios publicitados, por lo que es perfectamente comprensible que letra pequeña sea la moneda común y el servicio al cliente, pese a algunos tímidos intentos por diferenciarse, no haga en absoluto honor a su nombre. La agresividad de las ofertas de captación obliga a exprimir a los clientes para asegurar los márgenes, y es por aquí por donde se empieza a explicar por qué la promiscuidad acaba costándonos más a todos. Incluso a las propias compañías, que ven cómo se están reduciendo sus resultados. Para contrarrestar esta tendencia, se reduce hasta el absurdo la calidad del servicio y se fomenta que haya unidades dentro de las empresas cuyo objetivo es poner zancadillas a los clientes.

La existencia de una elevada competencia no es necesariamente indicio de que un mercado funcione adecuadamente. La banca, el automóvil, el sector aéreo, los seguros o las telecomunicaciones son una buena prueba de ello: invariablemente encabezan las reclamaciones de clientes y amargan a sus usuarios --cualquier red social o buscador ofrece un interminable rosario de ejemplos.

Las empresas de telefonía móvil gastan más en publicidad, distribución comercial y terminales que en su red, en innovación de servicios o en atención al cliente. Así que, nuestro dinero como clientes va a parar en buena medida al bolsillo de Belén Esteban o a otros productos de la telebasura.

Esta estrategia de hiperactividad comercial responde, por una parte, al deseo de los clientes de cambiar de móvil constantemente -les haga falta o no-  y, por otra, a la falta de estrategia de servicio a largo plazo de las empresas, a lo que hay que añadir la permisividad de los reguladores. Y desde luego no es gratis, pues usar el móvil en España es más caro que en Francia, Italia, Alemania o Suecia, y está por encima del promedio de la UE.

Grafico 2 precio por minuto del movil


También es cierto que esta frenética actividad comercial no es estéril, y que el número de teléfonos de alta gama que hay en España está por encima de lo que corresponde a nuestra economía.

Gráfico 3: Penetración de Smartphones


La sabiduría popular ya dice, retomando el título del post:  prometer hasta meter y una vez metido olvidado lo prometido. A propósito, véase el siguiente ranking de los que más prometen:

Gráfico 4. Ranking de anunciantes en 2009.



No hagamos sangre con la tímida aparición de Marsans esté en ese top-10, ni con la machacona presencia de los pagarés de Rumasa hasta hace bien poco. Pensemos, sin embargo, en el caso de empresas como Mercadona, Zara, Apple o Google que, gastando poco en poco en publicidad, tienen un volumen de negocio y una proyección social más que significativa. Quizá el sello "anunciado en TV" deba ser un estigma en lugar de una garantía.

De lo que no cabe duda es de que son los clientes quienes pagan la publicidad, que no es gratis. Algo que por cierto se obvia en este (a mi juicio) desafortunado spot.

 

Un consumo responsable y racional es una herramienta muy útil para luchar contra la inflación, mejorar la asignación de recursos y vivir en una sociedad mejor.

A la gran mayoría de nosotros nos gusta no pensar demasiado en lo que compramos, elegir por imitación y dedicar nuestro tiempo a mejores cosas. Pero si nos dejamos aconsejar en nuestras elecciones solo por un jingle pegadizo, unos colores sugerentes, un envase prometedor o un descuento promocional, al final pagaremos un precio. Este precio será más alto para el conjunto sociedad si no nos tomamos la molestia posterior de denunciar las prácticas abusivas, reclamar ante el engaño o recomendar aquellas marcas que cuidan al cliente. 

El boca a boca no lo ha inventado Facebook o Twitter, pero gracias a estos medios la voz de los clientes también puede ser masiva y veloz. Pueden funcionar como un benéfico contrapunto a la autocensura de los medios de comunicación frente sus anunciantes.

Seamos fieles a quien lo merezca.


Ps: Habilito aquí, como experimento, un rincón de denuncias y abusos abierto a la participación del blog. Sólo se admitirán críticas que no sean infamantes y de usuarios debidamente identificados.


Vueling: En vuelos en que el avión va lleno y como su política de facturación por equipaje no es compatible con  con la eficiencia del transporte del mismo. Pretenden que los usuarios paguen por facturar en bodega con multa por no hacerlo con antelación. En mi caso me hicieron pagar por un trolley convencional. Me quejé en a cola de facturación y pedí poner una reclamación. Me ignoraron, y ante mi insistencia me zarandearon y llamaron a la Guardia Civil para impedir que viajase. En esa tesitura me tocó pedirles mil disculpas y logré viajar. A la vuelta y con el mismo trolley comprueban las medidas y son las legales. Ya en mi domicilio, les escribí para que me pidiesen disculpas y sólo he recibido una respuesta semiautomática. Tomo nota.

Telefónica -empresa que conozco bien y admiro- me llama desde un gabinete jurídico externo para anunciarme que me incluye en un listado de morosos por un no atender un cargo oculto por el de paso de contrato a prepago en el móvil .  Me piden confirmar mi dirección y me dan una de hace 5 años pese a que llevan todo ese tiempo facturandome correctamente a mi domicilio .La venta a granel  a terceros de facturas impagadas lleva a este tipo de trato. Acabo de dar de baja el fijo y adsl.
 
Orange de quien soy cliente para el móvil con alto grado de satisfacción me tiene vetado como cliente para el adsl por no abonar una instalación que no me hizo.

Groupama me negó un coche de sustitución debido a que la subcontrata de asistencia en viaje cometió un error al tomar nota de la incidencia. Pese a mis reclamaciones se me dice en primera instancia que la petición no fue a través de mi agente (no tenía agente) y pese a pedírselo en más de 10 ocasiones,  escribí a la DG del seguro y a atención al cliente por toda respuesta recibí una carta en la que meses más tarde me daban la razón. Ahora me siento seguro con Linea Directa.

MBNA Un amigo (que prefiere no revelar su identidad)  me ha mostrado los papeles de su caso. Contrajo una deuda con esta entidad y pagaba unos intereses del 26%, finalmente consiguió cancelar la deuda y cuando pidió cancelar el préstamo le cargaron un coste de cancelación adicional que abonó (cómo si un 26% no remunerara una deuda). Semanas después le llamaban acosándole por no pagar los gastos "residuales", ante la negativa le enviaron un formulario de denuncia judicial a casa. Lamentable

Se ha producido un error en este gadget.